Arbolado

Mantenimiento y Gestión de Arbolado Urbano y Periurbano

Nuestro punto de partida es el de considerar al árbol como un elemento vertebrador de las ciudades, con numerosos beneficios sociales, ambientales y económicos directamente vinculados al bienestar general de los ciudadanos. La gestión y mantenimiento del arbolado urbano debe ir dirigida a la maximización de estos beneficios y a la conformación de una infraestructura verde, compuesta por espacios verdes “sanos” e interconectados entre sí que contrarresten a la infraestructura gris dominante.

Ciudad Verde

En la actualidad las ciudades se enfrentan a grandes retos socio-ambientales y desde las más altas instituciones europeas se propone al árbol como una solución para el actual modelo de desarrollo urbano, considerado insostenible.

Si bien, el arbolado urbano es mucho más que saber qué tipo de copa o raíz tendrá la especie elegida, o si es de hoja perenne o caduca, sino que implica un conocimiento de su biología, de su comportamiento con el medio que lo rodea y sobre todo de aquellos factores que de alguna manera interactúan con él.

La dirección general de los trabajos sobre arbolado debe recaer en la figura de un Arbolista especializado. Esta figura es quien, mediante el dominio de los necesarios conocimientos de biología, arboricultura, fitopatología, estructura, riesgo, etc., que afectan a los árboles determine en cada caso las necesarias operaciones de mantenimiento.

Poda en Altura

En los lugares donde la plataforma no puede acceder los trabajos de arboricultura se realizan mediante la técnica de trepa, es decir, trepando el árbol. La poda en altura realizada desde plataforma o mediante técnicas de trepa es el mejor y más eficaz método de trabajo en arboricultura. La posibilidad de acceso directo a la zona a intervenir hace que estas podas se realicen de un modo profesional y adaptado a las necesidades del árbol. Mediante estos métodos conseguiremos que cada árbol cumpla su función en un perfecto estado de salud y de seguridad para el entorno.

Sanidad Vegetal. Diagnóstico y Tratamientos.

Nuestra oferta de Gestión integral incluye la valoración de la salud del arbolado. Realizamos el diagnóstico y proponemos tratamientos adecuados.

Atendemos a los posibles derivados de enfermedades ocasionadas por hongos, bacterias o virus. Ofrecemos servicios de corte y eliminación de los bolsones que sirven de nido a la larva de la procesionaria del pino.

En caso de ataques reiterados, instalamos trampas de feromona para atrapar a los adultos y atajar futuras reapariciones del problema.

La Endoterapia es un método muy efectivo contra esta oruga, consiste en un producto fitosanitario diluido en agua que es inyectado en la madera del árbol y transportado a través del sistema vascular del árbol a todas las partes de este. Los resultados son sorprendentes.

El peso de los nidos de ciertas aves puede suponer un verdadero peligro para la seguridad de los viandantes. En Madrid, por ejemplo, hemos participado en planes para la retirada de nidos de “cotorra argentina” que ocasionan problemas en núcleos muy habitados.

Tala de Arboles

En ocasiones es preferible la retirada de un ejemplar a su conservación.

Los motivos más comunes con los que nos encontramos para talar un árbol suelen ser la falta de espacio, los daños radiculares irreversibles causados por obras en el entorno, el “colapso” del árbol por podas severas y continuadas o el alto riesgo de daños personales ante una hipotética caída.

Los árboles en las ciudades tienen que soportar condiciones ambientales extremas, además deben adaptarse a un entorno en constante cambio. Durante este proceso de modificación de su entorno en ocasiones se le cortan raíces, se compacta el suelo que tiene alrededor o se le realizan podas drásticas que le producen daños irreversibles. Si bien es cierto que los árboles disponen de muchas estrategias para mitigar estos daños, las situaciones de estrés continuado se van acumulando en el organismo, dando lugar a un deterioro progresivo, llegando un momento en el que la falta de vitalidad impide al árbol responder a más agresiones.

Debemos saber identificar cuando el árbol se encuentra en este estado de senescencia para valorar si supone un peligro y proceder a la tala si fuera necesario. En ocasiones el árbol muere, queda en pie y no supone un peligro para su entorno. En estos casos el árbol sigue aportando beneficios sirviendo de nicho ecológico para diferentes especies de aves, hongos e infinidad de insectos, favoreciendo la biodiversidad en la ciudad. Por lo que si las condiciones lo permiten se dejará el árbol muerto en pie o se retirarán sólo las ramas, dejando el fuste.

Muchos de estos problemas se podrían reducir con una buena gestión del arbolado, medidas que tengan en cuenta las condiciones ambientales y de espacio a la hora de seleccionar la especie adecuada, que se le dote también de espacio para su sistema radicular, una buena planificación de los trabajos de mantenimiento y que estos sean realizados por personal cualificado reducirían en mucho los problemas con los que nos encontramos.

En los casos que haya que talar el árbol y debajo del mismo haya elementos como piscinas, cenadores, esculturas, pradera o cualquier otro elemento susceptible de romperse, el árbol deberá apearse por trozas previamente atadas y de una manera controlada, evitando cualquier desperfecto.

Los trabajos se realizan bajo estrictos protocolos de seguridad y por arbolistas especializados. Disponemos de seguros para cubrir cualquier supuesto, disponibles para el cliente que lo solicite.

Te mostramos todo sobre nuestro proceso de trabajo en gestión y mantenimiento de arbolado, conservación de árboles ancianos y trabajos forestales así como jardinería en general.